Luis Landriscina cuyo verdadero nombre es Luigi Landriscina, es un referente indiscutible del buen humor argentino. Actor y narrador de historias, este hijo de inmigrantes italianos nacido en la provincia de Chaco un 19 de diciembre de 1935, representa la calidez, el buen gusto y el compromiso que tanto se les reclama a los artistas. Capricorniano y del interior, Landriscina es  una persona lúcida que da gusto escuchar.

Hobbies y pasatiempos

No pocas son las veces que se lo ve a Luis Landriscina tomando mate. Al respecto él afirma: “Dicen que el vino es la bebida oficial del país y el mate la infusión, pero no estoy de acuerdo con esta idea. El mate es el mejor embajador que tenemos en nuestro suelo porque aquel que se va de viajes, sea por placer o trabajo, se lo llevan en sus valijas. En cambio el vino es una bebida europea a la que se la adaptó localmente”.

Otro pasatiempo de este humorista de hablar pausado, son las carreras automovilísticas que lo han sabido tener de protagonista.

Religión y creencias

Luis Landriscina siempre ha hecho un culto de dejar un mensaje con sus historias o por lo menos poner a pensar a su público. Creyente y coherente asegura: “la muerte en sí no me asusta. Mirá, si sustentás la fe que decís tener, y hablás de la vida eterna, no podés correr la parca a bolsazos, porque no es una enemiga, es parte del ciclo de la vida”.

Hechos relevantes en su vida

El año 2016, en el Teatro Real de la ciudad de Córdoba Luis Landriscina fue ovacionado de pie cuando pudo hacer una presentación luego de años de intensa lucha contra un tumor que afectaba su voz. El humorista dijo: “Estoy emocionado porque pude hablar y me entendieron. Cumplí con los amigos y con Córdoba”.

Y por otro lado, también tuvo dificultades: “He sufrido una estafa muy grande años atrás, quedé en la calle. Salía de gira para pagar un crédito. Venía con el paquete de plata y no me alcanzaba para los intereses”, este es uno de los recuerdos más dolorosos que tuvo que transitar.

Curiosidades

En el año 1984 sufrió un accidente mientras corría una fecha del rally en Candonga, Córdoba. El humorista y conductor de autos deportivos sufrió politraumatismos que los periodistas especializados titularon como “accidente con suerte”. El público se dio cita en el Hospital de Urgencias de la ciudad mediterránea para brindarle todo su cariño al humorista chaqueño.

 Frases que se le atribuyen

Los viajes me abrieron mucho la cabeza. De ahí que me haya gustado acuñar la frase: “Toda intolerancia viene por ignorancia”. Al viajar, entendés más al otro. Y lo admito: yo era un intolerante” reconoció en una entrevista al explicar que los argentinos son intolerantes por ser, en esencia, ignorantes.

“La velocidad no es lo mío. Soy de los pocos humorista que no tiene tanto apuro para hacer reír”, reconoció Landriscina al referirse a que no hay espacio para él en la televisión del minuto a minuto. Si fuera invitado para un cuento rápido respondería: “Déjelo para otro día.

“Necesitamos tipos que estén involucrados con el sentimiento de la patria, no con el sentimiento del partido. Hay gente que va a pelear cosas para que se prestigie el partido. A mí me importa el país”, afirmó en el programa de Mirtha Legrand agregando que los candidatos debieran tomar “Un curso de seis meses de historia, de rigor histórico, con cuatro o seis profesores de la universidad que tomen examen

“Los más jóvenes me conocen por Youtube” reconoció Landriscina ante la cantidad de gente menor a 25 años que lo saluda y lo reconoce por la calle y le confiesa que miran en la web sus presentaciones y sus cuentos.

“No quiero que un día me llames y me preguntes por qué no me retiré a tiempo. No quería llegar al punto de olvidarme el final de un cuento”, reconoció Landriscina, previendo su retiro de los escenarios para dejar un grato recuerdo en la gente y no la triste imagen de algunos artistas que no supieron parar en su justo momento.

Parejas y Romances

En 1963 contrae matrimonio con Guadalupe Mancebo, de esta relación nacieron sus dos hijos: Gerardo Dino y Fabio Adrián.